Top

Vitamina E Puede Ayudar a Personas Mayores a Mantenerse en Forma

Vitamina ENUEVA YORK (Reuters Health) – El consumo de vitamina E en alimentos y suplementos puede ayudar a lentificar el deterioro mental entre las personas mayores, según los resultados de un estudio.
“Grandes cantidades de vitamina E en los alimentos parecen prevenir el deterioro cognoscitivo”, dijo a Reuters Health la autora principal del estudio, Martha Clare Morris, profesora asistente de medicina interna en el Centro Médico Rush-Presbyterian-St. Luke, en Chicago, Illinois.

Los investigadores tienen la teoría de que la vitamina E, un antioxidante, puede contrarrestar el daño causado a las células cerebrales por los radicales libres, que son productos intermedios del proceso normal del cuerpo que pueden dañar el tejido y se han vinculado a enfermedades.

Investigaciones previas indicaron que las personas que consumen más vitamina E conservan la función mental y es menos probable que desarrollen la enfermedad de Alzheimer.

Para investigar, los científicos estudiaron a más de 2.800 hombres y mujeres estadounidenses cuyas edades oscilaban entre los 65 y 102 años.

A cada participante se le entregó una batería inicial de pruebas de función mental y se les dio seguimiento por un promedio de tres años, durante los cuales se repitieron las pruebas dos a tres veces.

Asimismo, se pidió a los pacientes que contestaran un cuestionario valorando qué cantidad de diferentes nutrientes recibían en su dieta y de suplementos.

Los investigadores tomaron en cuenta factores que pueden ejercer influencia en la función mental, como la edad, el género, la educación, el tabaquismo y el hábito de beber alcohol.

Según los hallazgos, publicados en la edición de julio de la revista Archives of Neurology, el 61 por ciento de los participantes en el estudio reveló cierto deterioro en su función mental durante el curso del estudio, aunque en un 39 por ciento no hubo deterioro ni mejoría.

El grupo que reportó el consumo más alto de vitamina E tuvo un descenso más lento en la función mental que los que tenían consumo más bajo de vitamina E.

“Hubo una reducción de un 36 por ciento del índice de deterioro en el quinto superior de consumo de vitamina E, en comparación con los del quinto inferior de consumo”, dijo Morris refiriéndose al consumo de vitamina derivados de alimentos y de suplementos.

Las personas que consumieron la mayor cantidad de vitamina E derivada de los alimentos experimentaron una reducción del 32 por ciento en su índice de deterioro mental, en comparación con los que tomaron menos vitamina E en la dieta, dijo la investigadora.

Para quienes tomaron suplementos de vitamina E, el efecto sobre la capacidad mental sólo se observó entre los que recibieron poca vitamina E de su dieta, pero no en los que ya recibían mucha vitamina en su dieta.

“Puede haber un efecto tope y si está tomando más, no es útil”, indicó Morris.

Sin embargo, como el número de personas que estaban tomando suplementos durante el estudio se duplicó, posiblemente como respuesta al deterioro cognoscitivo, fue más difícil para los investigadores emitir conclusiones sobre si el uso de suplementos era efectivo por sí mismo para el mantenimiento del cerebro.

En contraste, la vitamina C parece tener sólo un efecto limitado en la función mental. “Asimismo, no creemos que nuestra información sobre la vitamina C sea concluyente”, aclaró Morris. “La asociación no fue consistente”.

El equipo informó recientemente hallazgos similares para la vitamina E y la enfermedad de Alzheimer. El elevado consumo de nutrientes se vinculó a una reducción del 70 por ciento en el riesgo de desarrollar la enfermedad durante un período de cuatro años.

En conjunto, comentó Morris, los estudios indican fuertemente que la vitamina E tiene cierto efecto protector en el cerebro.

La vitamina E se halla en los vegetales de hoja y verdes, así como en el maíz, nueces, aceitunas y aceites vegetales.

Archives of Neurology 2002;59:1125-1132.

FUENTE: Reuters

Commentarios Cerrado.

Bottom