Top

Hipertensión en el Embarazo

Hipertension Embarazo La toxemia o hipertensión inducida por el embarazo (HIE) es un síndrome caracterizado por hipertensión, retención de líquidos y edema, disminución del flujo sanguíneo, vasoconstricción y presencia de proteínas en orina. Cuando se presenta el edema, puede ir acompañado de mareos, dolores de cabeza, alteraciones visuales, anorexia, náuseas y vómitos.

La sangre necesita circular a determinada presión para cumplir su función de llevar oxígeno y alimento a todas las células. Cuando esta presión se altera, la sangre cumple su función a medias.

Un 7-10% de la población embarazada desarrollará algún tipo de hipertensión durante la gestación, debido a:

– Predisposición genética
– Secuela de alguna enfermedad en la infancia o adolescencia
– Exclusivamente como consecuencia del embarazo

Se diagnostica hipertensión inducida por el embarazo (HIE) en con una presión de 14 de máxima y 9 de mínima. Sin embargo, como las mujeres jóvenes suelen tener presiones muy bajas antes del embarazo es más útil valorar los cambios de presión antes y después de la gestación.

Las causas de la HIE se desconocen, pero su presencia se relaciona con la pobreza, falta de cuidados prenatales y mal estado nutricional. Se vio en algunos estudios relación de la HIE con deficiencia de proteínas y deficiencia de calcio pero ninguna de estas causas está comprobada. Hay estudios que demuestran que ingestas altas de calcio (más de 100mg/día) pueden prevenir la HIE.

La consecuencia es un daño en los vasos sanguíneos que nutren a la placenta, disminuyendo el volumen de sangre que llega al útero, lo que origina una disminución en la alimentación del feto. Por esto el niño puede nacer con la necesidad de realizar una cesárea, con bajo peso o prematuro.

El cuadro más grave de hipertensión se llama eclampsia, puede presentar convulsiones y posibilidad de entrar en coma. De producirse, generalmente es en la segunda mitad del embarazo. La crisis más severa puede llevar a la pérdida del embarazo, la muerte de la mamá o del bebé.

Antiguamente el tratamiento era con una restricción dietética estricta de sodio, y diuréticos; pero se vio que ninguno de los dos influye de manera importante en los valores de presión sanguínea. De hecho puede ser peligroso recomendar diuréticos ya que estas mujeres tienen un volumen sanguíneo menor de lo normal.

Se suele indicar reposo y medicación, pero ¡cuidado! algunas drogas pueden afectar al feto. El reposo se debe porque al estar tranquila, la mamá consume menos oxígeno y el torrente circulatorio queda más a disposición del bebé. El reposo debe ser boca arriba levemente recostada sobre el lado izquierdo, no piernas arriba, de esta forma se mejora la llegada de sangre a la placenta.

Es conveniente de todas formas que al reposo y a la medicación se le sume una dieta levemente baja en sodio, es decir no abusar de la sal y dejar para excepciones embutidos, fiambres, productos salados, productos enlatados, sopas concentradas, caldos concentrados y quesos duros.

Los controles son muy importantes, no van a prevenir la hipertensión pero permiten actuar a tiempo. Cuanto más rápido se diagnostique, hay más posibilidades de evitar daño a la mamá y al bebé. Se realizan más periódicamente que en un embarazo normal, debiendo controlarse:

– Valores sanguíneos de presión.
– Presencia de edemas y retención de agua y sales.
– Curva de aumento de peso.
– Datos de laboratorio.

La hipertensión es un asesino silencioso. La mamá hipertensa no tiene dolores, cree que todo está bien. No visitar al médico porque no se siente nada es un error. Es importante controlarse; cuanto antes se diagnostique, antes empezará el tratamiento y menor será la probabilidad de presentar complicaciones.

Sólo con prevención, y un control adecuado una embarazada con alta presión puede llegar a buen término.

Commentarios

2 Repuestas por “Hipertensión en el Embarazo”
  1. maru says:

    En mi 1er. embarazo tuve presión alta y como muchisimo cuando estoy as como puedo evitarlo?

  2. Mabel Araya says:

    La hipertension en el embarazo es una enfermedad muy grave que puede producir la muerte si no se trata con mucho cuidado. Lo primero es dejar la sal, debes fijarte muy bien en la cantidad de sodio presente en cada alimento que te sirves que esta indicado en los datos nutricionales. Evitar comer mucho y beber abundante agua, eso si con mucho cuidado. Lo mejor es que consultes con un medico cada vez que te sientas mal.

Bottom