Top

Botulismo – Los Síntomas y Como Evitar La Enfermedad


El botulismo es una enfermedad causada por la ingestión de la toxina, que genera una intoxicación alimentaría, de una bacteria llamada Clostridium Botulinum. La misma, produce un cuadro grave de parálisis en algunos nervios y músculos del cuerpo. Se desarrolla en los alimentos en medios donde no hay oxígeno, tales como enlatados y conservas. Pero la espora del C. Botulimun puede aparecer en medios con oxígeno.

Para evitar la enfermedad:

  • Lavarse las manos antes de servir y comer alimentos.
  • Cocine los alimentos completamente
  • Mantenga separados los alimentos crudos de los ya cocinados.
  • Refrigerar pronto los alimentos preparados.
  • Los envases que se bombean no deben ser abiertos y las mercancías con malos olores no deben ser comidas o aún ser probadas.
  • Las latas comerciales con las tapas que se bombean se deben devolver cerradas al lugar de la compra.

La presencia de toxina botulínica no siempre se acompaña de alteraciones en el aspecto, olor o sabor de los alimentos aunque cuando los niveles de contaminación son altos se puede ver hinchazón de latas, gas y sentir mal sabor

El tratamiento térmico debe ser el correcto, la bacteria se muere a los 100 a.C. Y la espora del clostridium muere al calentar 3 veces a 100 a.C. El bajo pH y el agregado de NaCl o nitritos son factores que, sumados, multiplican su acción protectora.

Es muy poco frecuente gracias a las numerosas formas de prevención existentes, pero de contraerla, la mortalidad sin tratamiento es del 60% y con él es del 20%. El último brote en Argentina fue en 1999, cuando 3 personas ingirieron palmitos enlatados contaminados.

La forma de acción de la toxina es bloquear la liberación de una sustancia llamada acetilcolina en las terminaciones de los nervios, con lo que paraliza los músculos y puede llevar a la muerte por paralizar el músculo diafragma, encargado del movimiento respiratorio. Los cuidados intensivos han conseguido disminuír la mortalidad desde un 60 a un 20%.

Se puede contraer botulismo cuando se ingieren verduras frescas crecidas en suelos contaminados, conservas caseras de hortalizas (son particularmente peligrosas las conservas neutras o alcalinas como los espárragos y morrones), frutas, embutidos y mariscos (almejas, mejillones), en la mayor parte de los casos. Las latas envasadas comercialmente rara vez están implicadas.

Esta bacteria, está presente ampliamente en el suelo y en productos agrícolas, pero generalmente en forma de espora. Una espora es la forma de presentación de una bacteria por la que no tiene función, o sea, no puede infectar. La toxina es extremadamente potente, incluso letal hasta en ínfimas cantidades. Las esporas son muy resistentes al calor y pueden tolerar la ebullición por horas, sólo se destruye si calentamos a 100ºC 3 veces el mismo alimento.

La miel también puede ser un vector de esta bacteria ya que puede producir botulismo en lactantes, aunque la alta concentración de azúcares en la miel evita que la espora pase a su forma infectante. La espora en ciertas condiciones, como las que se dan en el tubo digestivo de lactantes pequeños, puede germinar y producir la toxina que puede ser letal.

En este punto, el medio es propicio para que la bacteria sintetice la toxina. Los niños más grandes, por otra parte, cuentan con la inmunidad necesaria para resistir el desarrollo de las esporas del botulismo.

El botulismo también puede atacar a los adultos: ocurre cuando tienen alguna anormalidad del tracto intestinal que permite la colonización por parte de Clostriduim Botulinum.

Los Síntomas

Los síntomas pueden aparecer en 6 horas, o pueden tardar hasta 6 días. El período de incubación más común es de 18 a 36 horas. Cuanto antes comienzan los síntomas, más grave suele ser la intoxicación. La evolución de la enfermedad va a depender de la rapidez en la atención médica y en el establecimiento de un respirador artificial.

Los síntomas más frecuentes son boca seca, visión doble, dificultad para tragar y para pronunciar las palabras, parálisis de las extremidades, torax inmóvil, con dificultades para respirar. Suele haber náuseas, vómitos, retorcijones y diarrea, pero no fiebre.

Commentarios Cerrado.

Bottom